Navidad en Praga, Viena y París

La Navidad pasada fue un privilegio. Me hubiera gustado escribir esto antes pero estos últimos meses fueron raros. Raros bien, porque empezaron a pasar cosas que anhelaba hacía bastante. Las cosas buenas traen también nuevos desafíos. Por este motivo, el blog durmió por más de 6 meses. No parece que hayan sido tantos! En el medio, estuve trabajando un borrador de post. Después de varias idas y vueltas asumí que si no terminaba de cerrarlo, seguramente era porque no iba a estar nunca satisfecha con él. Entonces decidí que retomaría el blog cuando pudiera dedicarle tiempo de calidad y disfrutarlo. Es hora de contarles, aunque ya pasó bastante tiempo, qué hice esta navidad.

 

Algo genial que me pasó, entre otras cosas, es haber podido viajar con pareja y amigos a Europa. Fue nada menos que en diciembre. A uno de mis amigos hacía un año que no lo veíamos, así que fue un viaje muy especial.

Nos tentó la idea de hacer un plan navideño distinto al de todos los años. Planificamos un viaje a Praga, Viena y París. Por último, mi marido y yo, cerramos la experiencia con 2 días en Disneyland París.

 

Motivos para elegir estos destinos sobran. A nivel grupal la decisión estuvo marcada por la época del año, y que sería lindo ver estas ciudades en navidad. Blanca navidad, como argentinos la necesitábamos. Las luces, los mercaditos, el chocolate caliente, el vino caliente y los villancicos. Me dijeron que Praga es la ciudad más linda de Europa, así que estaba en mi lista de lugares por conocer desde hacía años. Viena tiene que ver con mis orígenes. Recuerdo que de chica ví un programa acerca de Viena en un canal de viajes que existía en ese momento. A partir de ese día, fantaseé con ir.
París era simplemente una ciudad que queríamos (teníamos que?) conocer, y conocerla en esta época de fiestas fue aún mejor.

Si me preguntaran cuál de las 3 ciudades me gustó más, sería muy difícil responderles. Pero lo voy a intentar…

 

 

PRAGA

 

Navidad en Praga Stare Mesto
Postal navideña de Praga: Plaza de la Ciudad Vieja. Stare Mesto.

 

Hace muchos años (nota mental: averiguar cuantos) mi abuelo visitó Praga. Le dijo a mi papá que Praga era la ciudad más hermosa que había visto. Hace casi 20 años mi hermano visitó también esta ciudad y opinó lo mismo que mi abuelo. Ahora tuve yo la oportunidad de conocerla y creo que no se equivocaron: Praga es la más hermosa.¿Sugestión? Seguramente. Es más interesante avalar la opinión de mi abuelo que no avalarla, pero lo cierto es que es una ciudad que parece sacada de un cuento o de un parque temático. Cuando uno conoce algo de la historia de esta ciudad, el sentimiento aumenta. Su historia no es de cuentos, mucho menos divertida como un parque. Al estar en la Plaza de la Ciudad Vieja y escuchar lo que nos cuenta nuestro guía, me parece ver escenificado todo lo que pasó por acá.

 

 

VIENA

 

Navidad Viena Palacio Hofburg
Viena: Palacio de Hofburg escondido entre los árboles nevados.

 

En esta ciudad pasamos la fecha de Navidad propiamente dicha. Viena tiene ese carisma de los lugares que se tocan con alguna historia familiar. La ciudad está inundada de una arquitectura muy particular; majestuosa y ante todo, prolija. En Viena, la frialdad y la calidez conviven pero no se mezclan, y este es uno de sus sellos distintivos: la mezcla de estilos característicos de diferentes épocas. La mezcla arquitectónica que se ve en Viena podrá haber sido objeto de críticas, pero es parte de su encanto. Cuando llegamos ya conocíamos algo de la historia de Viena porque tiene ciertos puntos en común con la de Praga, pero además porque en el viaje en micro aproveché para leer algo acerca del Imperio Austrohúngaro y la reina María Teresa, lo cual me ayudó a entender mejor a nuestro guía al momento de hacer el tour por la ciudad. Comí chucrut cada vez que pude y lo disfruté como nunca. Se parece tanto al que comía en casa de chica…

 

 

PARÍS

 

Navidad en Paris Conciergerie
París: Conciergerie, el Sena y el Puente Nuevo.

 

La ciudad de París es encantadora y pudimos recorrerla con sol a pesar de las fechas. En la foto de arriba está nublado, fue la primer mañana que estuvimos en París. Esa misma tarde salió el sol y duró para todos los días posteriores. París no es la ciudad perfecta que parece ser, pero al ver las fotos tomadas con el sol de la tarde y las capturadas en la hora azul, no hay palabras. Sin dudas es una ciudad para visitar más de una vez. Voy a romper un poco la burbuja y a decir que una de las cosas que más me asombraron de París es el magnífico sistema de transportes que tiene. Y sí, sus edificios históricos también son impresionantes; los palacios y las catedrales son lo que dicen que son y mucho más. Qué ganas de volver a caminar por esas calles, esta vez sí, más tranquilos para poder sentarnos en un café a mirar la gente pasar…

 

Pensándolo bien, tal vez no importa tanto poder decirles cual de estas ciudades fue mi favorita. Es mejor acordarme y disfrutar todavía de ellas sin tomar esa decisión. Pasar la época de navidad en estos lugares fue una experiencia única.

 

Ya hablaremos de Disneyland París también, habrá tiempo para todo.

 

En los próximos posts les iré contando en profundidad nuestra experiencia en cada ciudad. Ya no puedo esperar a contarles los detalles de este viaje mágico. En realidad, ya esperé bastante!

 

Hasta entonces, pueden ver más fotos de Praga, Viena y París en Flickr.

 

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *