Mayo y el Giro de Italia

Ciclistas en los Dolomitas

El Giro de Italia en la tele

Mayo es un mes en el que, en algún momento, prendo la tele y me encuentro con el Giro de Italia.

El año pasado estaba en Miami, de vacaciones, pasándola bien. Fuimos a desayunar a Manolo, una típica confitería argentina originaria de Mar del Plata que sorprendentemente tiene sucursal en Miami, y mientras tomábamos submarino con churros lo vimos en la tele.

Hoy, un año más tarde, es mayo y no estoy viajando. Hoy estoy acá en mi casa, un jueves, en el sofá porque es feriado, viendo el Giro de Italia en la Rai. Es la etapa 18 de la competencia y hacen el trayecto de Moena a Ortisei. Se trata nada menos de la edición número 100 de esta famosa carrera.

Giro de Italia 2017.
Circuito de la 18a etapa del Giro de Italia 2017. Imagen tomada de ciclo21.com.

Recuerdos de mayo

Yo no entiendo mucho de ningún deporte, casi les diría que nada, pero sí entiendo que si viviera cerca de lugares como estos, como mínimo haría ciclismo. Entiendo bastante más de italiano que de deportes, y aunque tampoco lo llego a comprender completamente, hace más de una hora que estoy viendo la transmisión y extrañando casi con desesperación esos lugares. Es desesperación de las lindas.

Mientras van por la zona de los Dolomitas, a mí me dan ganas de meterme a través de la tele y estar ahí otra vez. Alguna vez tengo que volver para estas épocas y darme el gusto de ver este evento en persona.
Las palabras de los relatores resuenan en mis oídos; Dolomiti, Passo Pordoi, Ortisei, Gardena, y me pregunto qué hago acá. No tengo nadie con quien hablarlo. En realidad sí, hablo con Andy que siempre me comprende. Puedo contarle a algunas personas, pero es difícil transmitir lo que me produce ver en televisión estos paisajes después de haber estado ahí, o en lugares cercanos. Cuando veo los lugares por los que van esos ciclistas, esos paisajes, esas montañas con sus casitas típicas, esos edificios de colores, y esa primavera tan distinta del otoño en el que estoy, no puedo creer que sólo estuve ahí una vez. Me resulta tan familiar…

 

Ciclistas en los Dolomitas
Ciclistas en los Dolomitas. Foto extraída de giroditalia.it/es

 

Me acuerdo que una vez cuando era chica, fui a la casa de mis tíos y estaban viendo una carrera de ciclismo. Pienso que seguramente sería 25 de mayo, feriado, y por eso yo podía estar ahí en ese horario. Ahora entiendo que estaban viendo el Giro de Italia. En ese momento me pareció algo aburrido; yo era muy chica y no conocía los Dolomitas. No sabía que años más tarde iba a quedarme viendo esta competencia y deseando estar ahí. Cómo cambian las cosas a través del tiempo. Cómo cambian las cosas cuando uno entiende lo que es la nostalgia. Es lo que seguramente sentiría mi tío Cesar cuando lo veía.

Ya están recorriendo los últimos 10 kilómetros y tengo casi todo este texto escrito. Surgió espontáneamente como surgen las emociones. No tiene que ver con escribir sobre lo que la gente busca o quiere leer, tiene que ver con escribir lo que necesito transmitir en este momento. En general no tengo tiempo de sentarme a escribir cuando la inspiración viene y tengo que ingeniármelas para que las ideas resurjan después. Hoy estoy sola en casa, con el día libre y el clima húmedo y gris, con un poco de resaca, escribiendo todo de golpe y con ganas de estar en Italia. Es bueno que pasen estas cosas al menos una vez al año. Me refiero a escribir inspiradamente, no a extrañar Italia, eso me pasa todos los días.

 

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *